top of page
  • Redacción.

A un año de la noche terrible de Papatlazolco


Por: Leticia Montagner


Se llamaba Daniel Picazo, tenía 31 años de edad, era Abogado, con Maestría en derecho Constitucional y se desempeñaba como colaborador de una Diputada Federal panista del Estado de México y hace un año, el 10 de junio, fue linchado en la Junta Auxiliar Papatlazolco de Huauchinango.


Picazo, era colaborador de la Diputada Federal por el Distrito 7 de Cuautitlán Izcalli del Estado de México por la coalición Va por México, Joanna Felipe Torres y según ella fue un joven talentoso, dedicado, comprometido con su país y con grandes sueños en la vida.


Era originario, de parte de sus abuelos de Las Colonias de Hidalgo en el Municipio de Huauchinango, pero se fue a radicar al Estado de México. Visitaba con frecuencia la Sierra andaba contento y con ganas de pasear, lo que hacía a bordo de su camioneta y se enfiló por aquellos caminos que tanto le gustaban.


Los vecinos de Papatlazolco que presenciaron los hechos el 10 de junio de 2022, alrededor de las 22 horas, aseguraron que la víctima del linchamiento habría querido robarse a un menor de edad al que intentaría jalonear.


En el linchamiento participaron decenas de lugareños, se habló de 30 personas, quienes lo golpearon y pese a la intervención de la Policía Municipal, la turba se los quitó y lo mataron, según dio a conocer la Dirección General de Seguridad Ciudadana; fue llevado hasta Las Canchas donde más personas le rociaron combustible y le prendieron fuego hasta que perdió la vida.


Un año después de acuerdo a la Gaceta de la Sierra Norte, la familia mandó oficiar misas, rezar rosarios y el domingo fueron al panteón a levantar la cruz y debido a que la justicia no funciona ni siquiera fueron a ver al Presidente Andrés Manuel López Obrador que el 11 de junio de este año estuvo en Huauchinango.


Don Nicandro Picazo, padre del joven Daniel, comentó al periodista Carlos Castelán que hace un año el Presidente prometió ayudarlos, pero no hay nada, solamente promesas de una tal Rosa Icela en la Secretaría de Seguridad Pública y no ha habido nada.


El Gobernador Barbosa prometió hacer justicia y las cosas iban avanzando, pero desde que se murió no sabemos nada; con las misas, los rosarios y los rezos honramos la memoria de un buen estudiante, mejor hijo y buen amigo de sus amigos, reprochó.


Según la Gaceta de la Sierra Norte, los uniformados de la Policía Municipal están amparados y no se les puede acusar de omisión.


En esos días, por las redes sociales circulaba un ominoso mensaje en el que alguien advertía a las familias que tuvieran mucho cuidado con sus hijos porque unas personas, a bordo de un vehículo, andaban robándose a los niños en poblados del Municipio.


Ante esta virtual amenaza, que nunca pudo ser comprobada, grupos de personas vigilantes recorrían caminos y advertían de extraños, ninguna autoridad intervino para desmentir ese aviso que tenía a la gente alarmada por la seguridad de sus hijos.


Por la falta de protocolos efectivos y de coordinación, la oficina de Seguridad Pública no pudo hacer nada por salvar la vida del joven Daniel.


Después de la tragedia, se conoció que una veintena de uniformados que formaban parte de la Policía Municipal de Huauchinango carecían de la capacitación formal para ser servidores públicos y en los hechos eran solo policías de uniforme, placa y pistola, fueron dados de baja y otros se mantienen amparados sin que les alcance la justicia.


A la fecha, se mantienen detenidas un número indeterminado de presuntos responsables, ya que mientras unos dicen que son nueve otros aseguran que son once pobladores que habrían sido identificados o denunciados como autores materiales, pero no ha habido más información de la Fiscalía General del Estado.



Contacto:

leticia_montagner@hotmail.com

bottom of page