top of page
  • Redacción.

China ejerce "coerción económica", acusa el G-7



Hiroshima. Los líderes del Grupo de los Siete (G-7) declararon ayer que quieren tener "relaciones constructivas y estables" con China y no perjudicar su desarrollo, pero advirtieron sobre sus "actividades de militarización" en la región de Asia y el Pacífico, además manifestaron que buscarán disminuir su dependencia comercial de la segunda economía mundial, además de que instaron al país asiático a "presionar" a Rusia para que "inmediata, completa e incondicionalmente" retire sus tropas de Ucrania.


En una declaración final emitida por la noche, pese a que la cumbre del G-7 culmina hoy, el bloque se posicionó en contra de cualquier tipo de "coerción económica" y se pronunció por incrementar sus esfuerzos para desmantelar las redes de traficantes de personas, en pro de una migración segura y ordenada.


"Nuestros enfoques políticos no están diseñados para perjudicar a China, no buscamos frustrar el progreso económico y el desarrollo de China", afirmaron los líderes del bloque, integrado por Estados Unidos, Japón, Canadá, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, además de una representación de la Unión Europea.


"No estamos desvinculándonos ni replegándonos sobre nosotros mismos. Al mismo tiempo, reconocemos que la resiliencia económica requiere reducir riesgos y promover la diversificación".


Los líderes señalaron que la cooperación con China es necesaria dado su papel en la comunidad internacional y el tamaño de su economía, así como en áreas de interés común como el clima y los esfuerzos de conservación.


Pero afirmaron que tomarían medidas para proteger la tecnología sensible que pudiera amenazar la seguridad nacional, sin limitar indebidamente el comercio y la inversión.


"Actuamos con la mira puesta en nuestros respectivos intereses nacionales", afirma el comunicado, que hace hincapié en la oposición del bloque a la expansión territorial china en el área del Indo-Pacífico "mediante el uso de la fuerza o la coerción". Recomendaron "una solución pacífica" de las exigencias de China sobre Taiwán.


Instaron, por otra parte, a que el movimiento Talibán que gobierna Afganistán “cumpla con sus obligaciones de luchar contra el ‘terrorismo’” y señalaron que les preocupa la terrible situación humanitaria y económica del país.


El presidente ucranio, Volodymir Zelensky, arribó por la tarde a Japón en un avión oficial francés para sostener reuniones bilaterales con los primeros ministros de Japón, Reino Unido e Italia, además de con su par de India, a quienes pidió su apoyo en contra de Rusia.


Está previsto que hoy dialogue con el primer ministro de Japón, Fumio Kishida, y con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a quienes solicitará más asistencia armamentística y una escalada en la presión contra el gobierno de Vladimir Putin.


En este contexto, el asesor de seguridad de la Casa Blanca, Jake Sullivan, indicó que la decisión anunciada de Biden de respaldar el entrenamiento de pilotos ucranios en aviones militares F-16 no contradice ningún tipo de postura inicial al respecto.


Reino Unido trabajará con sus aliados para "brindar a Ucrania la capacidad aérea de combate que necesita", declaró el primer ministro británico, Rishi Sunak, en el contexto de la cumbre. El presidente francés, Emmanuel Macron, también se ha mostrado dispuesto a formar a pilotos ucranios.


"Es importante el apoyo de Francia a la coalición de aviones de combate y su participación en la misión de formación de pilotos ucranios", destacó Zelensky en su cuenta de Twitter, quien agregó que viajó a la cumbre para negociar con los asistentes su "fórmula de la paz" para Ucrania "e involucrar a tantos países como sea posible".


Además, Biden prometió luchar por un mundo sin armas nucleares en un mensaje que plasmó ayer en el libro de invitados del Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima, cuidad sobre la que Estados Unidos detonó una bomba atómica en agosto de 1945, aunque no se comprometió a que su gobierno deje este tipo de armamento.


En la declaración de los líderes del G-7, un documento de 40 páginas y 65 puntos, se dedica un párrafo a la movilización de extranjeros en busca de un mejor porvenir fuera de sus países de origen.


Ahí se señala que el bloque de potencias reafirma su "compromiso de garantizar una migración segura, ordenada y regular en todo el mundo", y subraya que fortalecerán sus esfuerzos "para hacer frente a las redes de delincuencia organizada que facilitan la migración irregular y el peligroso viaje de indocumentados y solicitantes de asilo".


En el antepenúltimo punto del documento, se menciona a América Latina, región con la cual el G-7 destaca la importancia de reforzar la cooperación para defender los intereses y valores comunes.


"Reiteramos nuestro compromiso de reforzar la coordinación con los socios de América Latina y el Caribe y otros actores para promover el estado de derecho, el respeto de los derechos humanos y satisfacer las elevadas necesidades humanitarias y de seguridad en la región, especialmente en Venezuela, Haití y Nicaragua", señala la declaración.


La cumbre anual del G-7 concluye hoy. Entre otras actividades, se espera que el primer ministro japonés Kishida ofrezca una rueda de prensa para cerrar los trabajos. Zelensky también tiene previsto encontrarse con los medios internacionales por la noche.


**Con información de LA JORNADA

Comments


bottom of page