top of page
  • Redacción.

El Salvador realiza elecciones presidenciales


San Salvador. Los salvadoreños votan este domingo en unos comicios que se espera darán la reelección y un mayor poder al presidente Nayib Bukele, aplaudido por poner tras las rejas a las despiadadas pandillas con una "guerra" implacable que suspendió libertades civiles.

Bukele, ex publicista de 42 años, tiene casi garantizado un segundo mandato de cinco años, con una abrumadora popularidad del 90 por ciento y sin adversarios de peso, y podría incluso aniquilar a la oposición en el nuevo Congreso de 60 escaños, que ya controla cómodamente.


En una votación por primera vez bajo estado de excepción desde que acabó la guerra civil en 1992, unos 6,2 millones de salvadoreños, 740 mil de ellos en el exterior, están llamados a sufragar en una jornada de diez horas que cerrará a las 17H00 locales (23H00 GMT).


Aliviados con la tranquilidad que llegó a sus barrios antes tomados por las violentas pandillas Mara Salvatrucha y Barrio 18, los salvadoreños aplauden la política de "mano de hierro" de Bukele, aún a costa de conceder algunas libertades.


"La seguridad ha mejorado, antes no cualquiera podía estar aquí. Espero que esto siga así y que mejore la situación de la economía", declaró a la AFP Santos de Martínez, una ama de casa de 66 años, tras votar en La Campanera (noreste de la capital San Salvador), otrora bastión de la Barrio 18.


Tras un sangriento fin de semana con saldo de 87 muertos, Bukele impuso en marzo de 2022 un estado de excepción que suma casi 76 mil detenidos y redujo a mínimos históricos los asesinatos (oficialmente 2,4 por cada 100 mil habitantes en 2023) en el que antes fue el país con mayor índice de violencia criminal del mundo.


Pero organizaciones como Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch (HRW) denuncian arrestos arbitrarios, torturas y muertes en prisión. Unas 7 mil personas inocentes fueron liberadas, pero muchos encarcelados quedaron sin poder comunicarse con sus familiares.


Rumbo a un "partido hegemónico"


Su poder es inmenso. Bukele, de ascendencia palestina y quien se burla de sus críticos que le llaman "dictador", controla, además del Parlamento, la justicia, la Fiscalía y el resto del aparato estatal.


Magistrados renovados por ese Congreso interpretaron la Constitución a su favor y, pese a estar prohibida la reelección, le permitieron postularse para un nuevo mandato, ante lo cual analistas y opositores aseguran que su candidatura es inconstitucional.


Hoy, la oposición está hecha pedazos. Sus cinco candidatos apenas aparecen en las encuestas, incluidos los del izquierdista Frente Farabundo Martí (FMLN), Manuel Flores, y de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), Joel Sánchez.


"Con otros cinco años, tendrá suficiente tiempo para consolidar una dinámica de partido hegemónico", comentó el politólogo Álvaro Artiga, de la Universidad Centroamericana (UCA).

Muy seguro de su relección, el presidente más popular de América Latina, según una encuesta regional, ni siquiera ha pedido el voto para él.


Avivando el miedo a que vuelvan las pandillas, pidió votar por su partido Nuevas Ideas y no perder uno solo de los 56 escaños que tiene en la legislatura saliente de 84 diputados, para no poner en "riesgo la guerra contra las pandillas".


La batalla económica


Este milenial asiduo en las redes sociales, que viste de pantalones vaqueros y jersey, de barba recortada y pelo engominado, llegó al poder en 2019 con 53 por ciento de los votos prometiendo un cambio a una población harta del bipartidismo Arena-FMLN que no resolvió los problemas de inseguridad y pobreza.


"Después de la seguridad, ahora nos preocupa el alto costo de la vida, ese es el gran desafío", declaró a la AFP el expresidente del Banco Central, Carlos Acevedo.


Un 29 por ciento de los 6,5 millones de salvadoreños que viven en el país son pobres, según la CEPAL, y muchos siguen emigrando a Estados Unidos en busca de trabajo. Unos 3 millones viven en el exterior y envían remesas por 8 mil millones de dólares anuales, vitales para la población local.


"Aparte de la seguridad, me gustaría que incrementaran el aspecto educativo. Es bastante importante, en especial para la juventud que espera mejores oportunidades", manifestó Isabel Argueta, de 20 años, en el centro de sufragio de la capitalina avenida Olímpica, donde votará Bukele.


Aún con todo y su popularidad, el presidente no logró que los salvadoreños usaran el bitcóin que en 2021 impuso como moneda de curso legal en una economía dolarizada, según él, para dinamizarla.


Con entre cinco y siete millones de seguidores en las redes X, Tiktok, Instagram y Facebook, Bukele, casado con la psicóloga Gabriela Rodríguez y padre de dos niñas, promociona también megaproyectos y el turismo en "el país más seguro de América Latina".


**Con información de LA JORNADA

bottom of page