top of page
  • Redacción.

Estados Unidos confirmó que el canciller chino realizará una visita a Washington



- El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, fue recibido por su homólogo en Beijing, Qin Gang, en una reunión que duró más de cinco horas, con conversaciones “sinceras y constructivas”, según informó el Departamento de Estado


El canciller del régimen chino aceptó la invitación de visitar Washington después de conversaciones “constructivas” este domingo en Beijing con el Secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, dijo el Departamento de Estado.


Blinken invitó al ministro Qin Gang y “acordaron programar una visita recíproca en un momento mutuamente adecuado”, dijo el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Matt Miller.


La reunión en Beijing entre los ministros de Exteriores concluyó este domingo pasadas las 20 hora local (12 GMT) tras prolongarse durante cinco horas y media, informaron periodistas de medios estatales chinos que acudieron al encuentro.


Tras las conversaciones, ambos funcionarios compartieron “una cena de trabajo”, según indicaron algunos reporteros de medios estatales chinos en sus redes sociales.


Por su parte, Qin indicó que las relaciones bilaterales están en el “punto más bajo” desde 1979, y señaló que la custión de Taiwán representaba “el riesgo más notable” entre las potencias.


“La cuestión de Taiwán está en el centro de los principales intereses de China, el asunto más importante en las relaciones chino-estadounidenses y el riesgo más notable”, aseguró Qin Gang al secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, según la cadena estatal china CCTV.


Después del comienzo del encuentro, la portavoz jefe de la Cancillería china, Hua Chunying, expresó en la red social Twitter su esperanza de que la visita de Blinken “reencauce la relación entre China y Estados Unidos de vuelta a lo que los dos presidentes acordaron en Bali (Indonesia)”, donde los líderes de los dos países, Joe Biden y Xi Jinping, se vieron durante una cumbre del G-20 el pasado noviembre.


Los medios oficiales chinos vaticinaron que “la cooperación económica, el conflicto entre Rusia y Ucrania, la cuestión de Taiwán y la preparación de las siguientes reuniones de alto nivel” serían algunos de los principales temas de la reunión.


Blinken llegó en la mañana local de este domingo a Beijing, convirtiéndose en el funcionario estadounidense de mayor rango que visita China desde que Biden comenzó su mandato en 2021.


El viaje se produce después de que pospusiera sus planes de visitar China en febrero tras el derribo de un globo de espionaje chino sobre Estados Unidos.


Qin y Blinken habían intercambiado reproches este miércoles durante una conversación telefónica que supuso el primer contacto bilateral de alto nivel en meses y en la que Qin pidió a Estados Unidos cesar en su empeño de dañar los intereses soberanos en materia de seguridad y Blinken instó al ministro chino a “mantener abiertas las líneas de comunicación” para evitar un conflicto entre ambas potencias.


La lista de desacuerdos y posibles motivos de conflicto entre las potencias es larga: abarca desde el comercio con Taiwán hasta los derechos humanos en China, pasando por Hong Kong, la actividad militar china en el Mar de la China Meridional y la guerra de Rusia en Ucrania.


Funcionarios en Washington dijeron el viernes antes de la partida de Blinken, que el diplomático planteará cada uno de esos aspectos, aunque ninguna de las partes se ha mostrado dispuesta a ceder en sus posiciones.


Poco antes de partir, Blinken destacó la importancia de que los dos países creen y mantengan mejores líneas de comunicación. Estados Unidos quiere asegurarse “de que la competencia que tenemos con China no vire hacia el conflicto” debido a malentendidos que pueden prevenirse, dijo a la prensa.


Biden y Xi se habían comprometido a mejorar la comunicación “precisamente para asegurarnos de que nos comunicamos con la mayor claridad posible para evitar malentendidos y faltas de comunicación”, declaró Blinken el viernes.


Xi dejó entrever una posible disposición a reducir las tensiones cuando señaló el viernes durante una reunión con el cofundador de Microsoft Corp., Bill Gates, que Estados Unidos y China pueden cooperar para “el beneficio de nuestros dos países”.


“Me parece que los pueblos constituyen la base de las relaciones sino-estadoundienses”, dijo Xi a Gates. “En medio del actual contexto mundial, podemos efectuar diversas actividades que beneficien a nuestros dos países, a los pueblos de nuestros países, y a toda la raza humana”.


**Con información de INFOBAE

bottom of page