top of page
  • Redacción.

Nuevo decreto de Milei echará a la calle a más de 7 mil empleados públicos

Buenos Aires. La Navidad en Argentina fue la más triste y desangelada desde el retorno de la democracia (1983), incluso peor que lo sucedido durante el argentinazo de diciembre de 2001, cuando el país cayó en la crisis más fuerte de su historia, y ahora la Nochebuena se transformó para miles de familias en una noche mala, debido a que el gobierno del presidente ultraderechista, Javier Milei, promulgó otro decreto de necesidad y urgencia (DNU), que dejará en la calle a partir del primero de enero a más de 7 mil empleados públicos, además de advertir que no quedará ninguna empresa pública en el país.


“El contrato electoral de Javier Milei con quienes lo eligieron en segunda vuelta (…) puede incluir ajuste y represión, pero difícilmente contemplará ese nivel de crueldad que puede confundirse con sadismo, ni la sorna del ministro sin cartera, Federico Sturzenegger, tampoco el amateurismo pornográfico de la canciller, Diana Mondino, que rompe todo lo que toca”, señala Nicolás Llantos en la página de Internet El Destape, que coincide con diversos análisis que se publicaron ayer.


Esta fue una Navidad sin nada para festejar. Millones se toparon con el costo de lo que sería una cena básica, pues los precios subieron a niveles inalcanzables. Los bazares, negocios y grandes mercados redujeron sus ventas a la mínima expresión. Apenas hubo algún cohete, nada de cañitas voladoras (fuegos artificiales), salvo en algunos lugares de altísimo nivel de vida.


Ahora Milei se enfrenta al Congreso, al que ha menospreciado abiertamente desde que asumió el cargo, el pasado 10 de diciembre, cuando por primera vez en la historia no presentó su discurso frente a diputados y senadores, sino de espaldas al recinto.


“Una realidad que ya resulta palpable explica los cacerolazos más que el discurso del presidente por cadena nacional o los detalles de un DNU, que muchos no necesitan leer a fondo para entender como una amenaza”, señala Llantos, ante lo cual sorprendieron los cacerolazos y la convocatoria espontánea, lo que sucedió por primera vez a sólo 10 días de que un presidente asumiera el gobierno.


“Los cacerolazos funcionan también como anticuerpos contra la normalización de un nuevo status quo alentado desde el discurso oficial y los medios que lo reproducen.


No es común que el ganador de una elección lleve a cabo el plan del que salió tercero. No es habitual chivear (nombrar) a una empresa extranjera por cadena nacional. No es normal que en Argentina la carne salga lo mismo que en Europa, como tampoco lo es que la policía suba a colectivos a filmar a ciudadanos. No es lógico arrogarse la suma del poder público para imponer una reforma que, si se concreta, volverá irreconocible al país y la vida de quienes lo habitamos, agregó el analista.


Es evidente también el fracaso del protocolo de seguridad de la ministra Patricia Bullrich, durante la mañana del 20 de diciembre militarizando el centro de esta capital sin poder detener una movilización del Frente de Izquierda y otros organismos que llegaron a la Plaza de Mayo para recordar a las víctimas que produjo la represión ante el levantamiento popular en esa fecha en 2001, que dejó casi medio centenar de muertos.


En estos tres días que siguieron no ha podido contener la protesta de las cacerolas y las marchas que llegaron ante el Congreso.


Cena solidaria

Antenoche, más de 4 mil personas que duermen en las calles, entre los más pobres, que aumentan sus cifras cada semana, participaron de la cena navideña que el Frente Patria Grande, liderado por el diputado peronista y dirigente social Juan Grabois, organiza desde 2016 en la plaza frente al Congreso.


También se repartieron regalos navideños, juguetes para niños y se instaló un espacio para peluquería, duchas y baños.


Bajo el lema de Ninguna familia sin Navidad, en esta iniciativa solidaria colaboran y participan movimientos populares.


Lo más importante es amar al hermano


¿Qué nos vino a decir Jesús hace 2023 años? Que no hay nada más importante que amar al hermano, a la hermana, al compatriota, al migrante que necesita, sobre todo los más pobres. Nosotros lo hacemos con solidaridad, sí, pero también con organización y lucha, dijo Grabois, quien agradeció a los militantes y a todos su colaboración.


El obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Gustavo Carrara, quien es también responsable de la pastoral de las villas miseria, bendijo la cena, y el músico Santiago Motorizado cantó en vivo para todos en un momento muy emocionante, con una tensión tan fuerte alrededor. Nunca como hoy este año creció la solidaridad, como una respuesta a las amenazas diarias del gobierno de Milei.


En su mensaje de Navidad el presidente Javier Milei dijo que esperaba que esta fiesta marque el principio de una nueva era para todos los argentinos, utilizando su cuenta de X, antes Twiter. En esta misma red social, publicó una fotografía suya con un palo parecido a un bate de beisbol, y arriba la frase: Felices fiestas y ojo con hacerse comunista.


El presidente rechaza críticas a sus medidas


Al rechazar críticas a sus DNU, también en X señaló: pareciera que algunos por sadismo, y otros por corruptos, quieren mantener encadenados a los argentinos que desean salir de la miseria.


En una entrevista que le hicieron en la noche del sábado pasado se refirió a la televisión pública preguntándose: ¿por qué tenemos que sostenerla como empresa pública cuando hay niños muertos de hambre?, y aseguró que hay que cerrar todas las empresas del Estado.


En el DNU convertimos a todas las sociedades del Estado en anónimas y pueden ser privatizadas y está la posibilidad de que sean entregadas a los empleados, dijo hablando en el programa de la conductora Mirta Legrand.


Recordó que “hay una cláusula antiboicot, porque los sindicatos pueden querer bloquearlo. Con uno solo que la quiera (a la empresa pública) se la puede quedar (…) nos pasó en el caso de Aerolíneas Argentinas, que un sindicalista, de manera grosera y prepotente, expresó que no le gustó la propuesta”.


Aseguró además que hay que cerrar todas las empresas del Estado. Éste no tiene por qué participar de la economía. La oferta para que los empleados se queden con una empresa, fue calificada como un nivel de cinismo, que es una afrenta para el pueblo.


Además de cuestionar las protestas tras el decretazo, señaló sin ningún reparo que el empresario Elon Musk y muchas empresas de Estados Unidos tienen la intención de adquirir el litio de varias provincias del noroeste.


Se mostró orgulloso de que lo llamara el propio Musk para decirle que estaba interesado en el litio, y quería saber la viabilidad de un negocio. Asimismo, advirtió a los gobernadores provinciales a cargo de los recursos naturales que las compañías necesitan un marco jurídico que respete los derechos de propiedad, dejando el mensaje de que no puede haber, desde su punto de vista, producción local ni desarrollo industria.


En estos momentos están circulando los nombres de todas las grandes empresas y corporaciones a las que favorece en forma absoluta Milei.


**Con información de LA JORNADA

Comments


bottom of page