top of page
  • Redacción.

SIN LÍMITES | VW se apoyará en la nostalgia para crecer


  • Puebla fabricará vehículos eléctricos para los norteamericanos y en Ontario baterías para la planta


Por Raúl Torres Salmerón


Probablemente sólo los estadounidenses de edad mayor recuerdan cuando el Volkswagen Sedán, conocido como Vocho en México y Beetle en Estados Unidos, era el automóvil importado más vendido allá y el viaje más moderno a un concierto de música de rock era un Volkswagen Microbús, la vieja Combi.


Volkswagen está tratando de aprovechar algo de esa nostalgia en su último esfuerzo por recuperar el estatus y las ventas que disfrutó en EU durante el apogeo del Sedán y el Microbús o Combi en los años sesenta, pero esta vez espera que sus modelos superiores sean eléctricos.


Algunos expertos independientes en mercadotecnia no descartaron que esa misma campaña se realice en México en su momento.


El fabricante de automóviles alemán ocupa el segundo lugar a nivel mundial después de Toyota, pero es un actor de nicho en Estados Unidos. Parte de su plan para revivir su fortuna es apoyarse en un nuevo modelo eléctrico que se parezca al Microbús como el ID. Buzz y revivir la marca Scout con una línea de camionetas pick up y vehículos deportivos utilitarios eléctricos, informó hace un par de días el diario The New York Times.


La semana pasada, mientras las gigantescas excavadoras levantaban nubes de polvo, los ejecutivos de Volkswagen y los funcionarios locales se reunieron cerca de Columbia, Carolina del Sur, para inaugurar el sitio de una fábrica que construirá vehículos que llevarán la insignia Scout por primera vez desde 1980.


VW es uno de fabricantes de automóviles extranjeros que ven los autos eléctricos y la agitación que están causando como una forma de desafiar a los actores dominantes en Estados Unidos. La empresa, que también es propietaria de Audi, Porsche, Bentley y Lamborghini, apunta al menos duplicar su participación de mercado en Estados Unidos para fines de la década desde el bajo 4 por ciento actual.


Los vehículos eléctricos ya han sacudido las clasificaciones de la industria, envalentonando a VW y otros fabricantes de automóviles extranjeros. Los SUV y sedanes que funcionan con baterías ayudaron a Hyundai Motor y su marca hermana KIA a superar a Stellantis, el fabricante de Jeep, Dodge, Chrysler y Ram, como el cuarto mayor fabricante de automóviles por ventas en EU el año pasado.


Las cinco principales empresas de Estados Unidos para todos los tipos de motores son General Motors, Toyota, Ford Motor, Hyundai y Stellantis. En autos eléctricos, Tesla es el número uno por un amplio margen, seguido por Hyundai, GM, Ford y Volkswagen. Toyota es un actor menor en los coches eléctricos.


Apostando por la nostalgia, Volkswagen intenta recuperar el estatus y las ventas que disfrutó en Estados Unidos en los años sesenta con autos eléctricos que hacen guiños a algunos modelos populares de sus tiempos de apogeo.


Ha intentado, sin éxito, desde la década de los setenta tener una mayor presencia en Norteamérica y los analistas se muestran escépticos de que esta vez sea diferente. “He visto a Volkswagen establecer estos objetivos antes”, declaró Michelle Krebs, analista de Cox Automotive.


El último gran impulso de Volkswagen en Estados Unidos acabó en escándalo. A principios de la década de 2000, la empresa intentó vender a los estadounidenses automóviles con motores diésel ‘limpios’. Promocionó el combustible, que se utiliza mucho más en los turismos europeos que en los americanos, como más respetuoso con el medio ambiente que la gasolina.


Pero la campaña fracasó en 2015 cuando los reguladores estadounidenses descubrieron que Volkswagen había utilizado software en los vehículos para engañar en las pruebas de emisiones. En realidad, los coches contaminaban tanto como los camiones de largo recorrido.

El escándalo tuvo un beneficio para Volkswagen ya que impulsó a la compañía a invertir tempranamente en tecnología de vehículos eléctricos y construir automóviles diseñados desde cero para funcionar con baterías, en lugar de realizar modificaciones incómodas a los modelos de gasolina.


En Europa, las diversas marcas eléctricas de Volkswagen superan en ventas a Tesla, según publicó Schmidt Automotive Research.


El responsable de duplicar las ventas de VW en Estados Unidos es Pablo Di Si, presidente del Grupo Volkswagen de América, originario de Argentina, quien expresó que planeaba utilizar la misma estrategia que implementó mientras supervisaba las operaciones de la compañía en Brasil, donde la participación de mercado de Volkswagen aumentó a más del 16 por ciento desde el 9 por ciento.


Volkswagen planea importar el ID.7, un sedán eléctrico y el ID. Buzz. Insinuó Di Si que también podría haber un nuevo vehículo eléctrico que haga referencia al diseño del Beetle. La última versión de ese auto vendida en Estados Unidos fue en 2019.


Volkswagen está construyendo una fábrica de 5 mil millones de dólares en Ontario para suministrar baterías a sus fábricas en Chattanooga, Tennessee y Puebla, México, que en conjunto producirán al menos el 80 por ciento de los automóviles de la compañía vendidos en América del Norte.


Scout llenará un vacío importante en la cartera de Volkswagen: las camionetas, uno de los vehículos más populares en Estados Unidos. Al revivir el Scout, que fue uno de los primeros vehículos de pasajeros que podía circular por caminos de tierra accidentados, así como por las calles de la ciudad, VW espera atraer compradores que normalmente compran vehículos con capacidad todoterreno de marcas estadounidenses como Chevrolet, Ford y Jeep.


La fábrica de Carolina del Sur subrayará el ambiente Hecho en América cuando las primeras Scouts salgan a la venta a finales de 2026. Volkswagen heredó la marca Scout cuando la filial de camiones de la compañía Traton adquirió Navistar, una empresa estadounidense anteriormente conocida como International Harvester en 2021.


Los nuevos Scouts pueden tomar prestadas algunas piezas utilizadas en otros vehículos Volkswagen, externaron ejecutivos de la compañía, pero el diseño será distinto de los vehículos existentes como el SUV eléctrico ID.4 fabricado en Chattanooga. Scout planea revelar prototipos este año.


Fuera del país, Volkswagen es un gigante con una participación del 26 por ciento en el mercado europeo y del 15 por ciento en China. Pero la compañía está bajo una fuerte presión en el país asiático, donde las ventas de vehículos eléctricos han estado creciendo rápidamente, lo que ha permitido a BYD y a otros fabricantes de automóviles chinos ganar participación de mercado frente a los fabricantes de automóviles extranjeros. Volkswagen necesita crecimiento en Estados Unidos para compensar.


Volkswagen quiere tener una fuerte presencia global, no tener una huella aislada, donde sólo se mantiene fuerte en una región, finaliza The New York Times.


En fin, como escribió Luis G. Urbina (México, 1864-1934), en su poema Redención:

¡Mariposa que fuiste entre las flores

dejando tus bellezas y tus galas,

yo volveré a poner el polvo de oro

sobre tus leves alas!


Contacto



Comments


bottom of page