top of page
  • Redacción.

Vivimos una crisis climática, hay que reconocerla y actuar: Braulio López


- Exigen activistas ecológicos en la Cámara de Diputados acciones para combatirla Palacio Legislativo, (Notilegis).- Al clausurar los trabajos de la reunión “Lucha por el Medioambiente, un Movimiento Urgente para México, Respuestas Desde la Ciudadanía, con Mexicolectivo y Youth Building”, el diputado Braulio López Ochoa (MC) afirmó que la crisis del medioambiente ya llegó, la estamos viviendo como la peor en la historia de la humanidad y consideró que esfuerzos como los que desarrollan activistas de la asociación reunida, lograrán devolverle el futuro a México y a sus nuevas generaciones. “Tenemos que garantizar un medioambiente sostenible, como dice el propio manual, un derecho de desarrollo, propiamente, ya llegamos al momento de crisis, no la reconocimos cuando debíamos y en consecuencia es muchísimo más grave”, aseveró el diputado, y a ese cuestionamiento respondieron durante dos horas en el Salón de Legisladores de la República. A su vez, la diputada Esther Martínez Romano (MC) retomó el tema del calentamiento global, cambio climático, el calor, así como los problemas de tránsito y vialidad del que se quejaron los asistentes a la Cámara de Diputados. Agradeció a las y los activistas ecológicos su aportación, asesoría y lluvia de ideas. Hizo hincapié en la necesidad de respetar a los pueblos indígenas, donde “vemos día con día” que más comunidades se ven devastadas por falta de respeto al medio ambiente y se necesita una conciencia no solamente de ciudadanos sino de autoridades. Puntualizó que el proyecto del manual con el Senado de la República marca un compromiso. Por su parte, Alfonso Ramos, de Alianza Juvenil por la Sustentabilidad, indicó que el planeta va a seguir existiendo, pero si queremos que la humanidad sobreviva y acompañe al planeta más tiempo, tenemos que tomar medidas y enfrentar el adaptarnos a esta crisis ambiental. Subrayó que ya estamos viviendo los efectos de la crisis global: ya hay gente que se está quedando sin casa, las ondas de calor son cada día más frecuentes, hay millones de refugiados climáticos y son innumerables las consecuencias que estamos padeciendo. Sobre lo que todos podemos hacer para evitar el acelerado paso de la crisis climática y que ésta disminuya, hubo diversas opiniones. El organizador Aurelien Guilabert, de Mexicolectivo arengó a los legisladores para que el Congreso sea la casa del pueblo “ahora que vivimos una de las peores crisis de la humanidad” e informó que le dieron seguimiento al Manual Ciudadano Sobre la Crisis Climática, que iniciaron en el Senado de la República, ejercicio al que se han unido varias organizaciones. Nora Cabrera, de Nuestro Futuro A.C., anunció que se elaboró una carta que pueden firmar todas las personas que estén por detener los estragos del cambio climático, quema de combustibles fósiles y quede claro que el dinero no lo compra todo y mucho menos la vida, situación actual en la que se pierden miles de vida humana y especies animales desaparecen o están en vías de extinción. “Cuando vemos que la muerte está cerca, ¿por qué no hemos entendido esto, cuando sabemos que una crisis va a poner en riesgo la subsistencia de la vida humana en el planeta?”, expuso. Kevin Agustín, de Video Conciencia, se quejó de que a los activistas ecológicos los tachan de intensos y que le parece mucho más agresivo esta falta de respeto a las garantías y derechos humanos de las personas y en especial de los activistas y de los periodistas, que llevan la peor parte en sus actividades profesionales. Explicó que la humanidad vive la nueva época del Antropocentro y que esto no debía haber llegado: un tiempo en que la contaminación gira alrededor de los seres que la crean y recrean. Adriana Goram, de Climate Save, con sede en Canadá, joven activista de 20 años que empezó a los 16, expuso que, en México, --considerado un país violentado—debe entrar en vigor un acuerdo basado en plantas, para que nuestro sistema alimentario transicione a uno completamente vegetal; la ganadería debe ser reconocida como una de las principales problemáticas y contribuyentes a la crisis climática. El acuerdo, lanzado en agosto de 2021, lleva más de 90 mil firmas en diversos países.


Comments


bottom of page