top of page
  • Redacción.

Discurso del Papa Francisco en el Vía Crucis con jóvenes en el Parque Eduardo VII, Lisboa


El Papa Francisco pronunció este viernes un discurso ante miles de jóvenes que participaron del Vía Crucis en el Parque Eduardo VII de Lisboa (Portugal), tras su salida de la Nunciatura Apostólica.


Después de los ritos introductorios y la oración inicial, el Papa pronunció el discurso frente a cerca de 800.000 personas. Luego, tras el Vía Crucis, el Papa dirigió una oración y bendición final.


Publicamos a continuación el discurso pronunciado durante el Vía Crucis con los jóvenes:


Queridos hermanas y hermanos, buenas tardes. Ustedes hoy van a caminar con Jesús. Jesús es «el camino» (Jn 14,6) y vamos a caminar con Él, porque Él caminó, cuando estuvo entre nosotros Jesús caminó, caminó curando a los enfermos, atendiendo a los pobres, haciendo justicia, caminó predicando, enseñando al otro.


Jesús camina, pero el camino que más está grabado en nuestro corazón es el camino del Calvario, el camino de la cruz y hoy ustedes van con la oración, nosotros, yo también, con la oración a renovar el camino de la cruz. Y miremos a Jesús que pasa y caminemos con Él.


El camino de Jesús es Dios que sale de sí mismo, sale de sí mismo para caminar entre nosotros. Eso que escuchamos tantas veces en la Misa, “y el Verbo se hizo carne y caminó entre nosotros”. ¿Se acuerdan? “Y el Verbo se hizo hombre y caminó entre nosotros”, y eso lo hace por amor. Y la cruz que acompaña cada Jornada Mundial de la Juventud es el ícono, es la figura de este camino. La Cruz es el sentido más grande del amor más grande. Ese amor con Jesús quiere abrazar nuestra vida. ¿Nuestra?


Pero sí, la tuya, la tuya, la tuya, la de cada uno de nosotros. Jesús camina por mí, lo tenemos que decir todos. Jesús empieza este camino por mí, para dar su vida por mí, y nadie tiene más amor que el que da la vida por sus amigos, el que da la vida por los demás. No se olviden esto, nadie tiene más amor que quien da la vida y esto lo enseñó Jesús. Por eso cuando miramos el crucificado, que es tan doloroso, una cosa tan dura, vemos la belleza del amor que da su vida por cada uno de nosotros.


Decía una persona muy creyente, una frase que a mí me tocó mucho. Decía así: “Señor, por tu inefable agonía puedo creer en el amor”. Y Jesús camina pero espera algo, espera nuestra compañía, espera que miremos. No sé, espera abrir ventanas de mi alma, de tu alma, del alma de cada uno de nosotros.


Qué feas son las almas cerradas, que siembran para adentro, sonríen para adentro, no tienen sentido, Jesús camina y espera con su amor, espera con su ternura darnos consuelo, enjugar nuestras lágrimas. Yo les hago una pregunta ahora, pero no la contesten en voz alta. Cada uno se la contesta para sí: ¿Yo lloro de vez en cuando? ¿Hay cosas en la vida que me hacen llorar?


Todos en la vida hemos llorado y lloramos todavía. Y ahí está Jesús con nosotros, Él llora con nosotros. Porque nos acompaña en la oscuridad que nos lleva al llanto. Voy a hacer un poquito de silencio y cada uno le diga a Jesús por qué llora en la vida. Cada uno de nosotros se lo dice a Jesús ahora, en silencio.


Jesús con su ternura enjuga nuestras lágrimas escondidas. Jesús espera colmar con su cercanía nuestra soledad. Qué tristes son los momentos de soledad. Él está ahí, Él quiere colmar esa soledad. Jesús quiere colmar nuestro miedo, tu miedo, mi miedo. Esos miedos oscuros, los quiere colmar con su consolación. Y Él espera a empujarnos, a abrazar el riesgo de amar. Ustedes lo saben, lo saben mejor que yo. Amar es riesgoso. Hay que correr el riesgo de amar. Es un riesgo, pero vale la pena correrlo y Él nos acompaña en esto. Siempre nos acompaña, siempre camina, siempre a lo largo de la vida está junto a nosotros.


Yo no quisiera abundar más cosas. Hoy vamos a hacer el camino con él, el camino de su sufrimiento, el camino de nuestras ansiedades, el camino de nuestras soledades.


Ahora, un segundito de silencio y cada uno de nosotros piense en el propio sufrimiento, piense en la propia ansiedad, piense en las propias miserias. No tengan miedo, piensen y piensen en las ganas de que el alma vuelva a sonreír. Y Jesús camina a la cruz, muere en la cruz para que nuestra alma pueda sonreír. Amén.


**Con información de ACI PRENSA

Comments


bottom of page