top of page
  • Redacción.

El misterioso y brillante punto verde de Júpiter que captó la NASA



La nave Juno de la agencia espacial estadounidense fotografió una imagen del mayor planeta de nuestro Sistema Solar en el que se observa un resplandor de muy alta energía.


A casi 1000 millones de kilómetros de la Tierra el mayor planeta de nuestro Sistema Solar, Júpiter, es estudiado en estos momentos por la nave Juno de la NASA.


La misma, ha realizado una extraordinaria observación: un punto verde brillante que emerge de su superficie y causó admiración en los científicos que la registraron. Los expertos afirmaron que se trató de un espeluznante destello verde proveniente de un rayo en una tormenta masiva que se arremolinaba cerca del polo norte de Júpiter.


Juno capturó esta vista cuando la nave de la NASA completaba su 31° sobrevuelo cercano de Júpiter el 30 de diciembre de 2020. En 2022, el científico ciudadano Kevin M. Gill procesó la imagen a partir de datos del instrumento JunoCam a bordo de la nave espacial que se dio a conocer esta semana.



El tremendo estallido de relámpagos resplandece contra el vórtice gris oscuro de la tormenta, incluso desde el punto de vista de Juno, a 32.000 kilómetros por encima de las nubes de Júpiter. Los relámpagos a menudo parpadean entre las nubes de las latitudes más altas de Júpiter tormentoso, especialmente en el norte. La nave espacial Juno de la NASA está ayudando a arrojar luz sobre el salvaje clima alienígena del gigante gaseoso.


Un estudio reciente publicado en Nature afirma que los rayos funcionan de la misma manera en Júpiter que aquí en la Tierra, solo que con unas 10.000 veces más energía. Las nubes de tormenta son lugares turbulentos y caóticos, con corrientes ascendentes que empujan las gotas de agua hacia arriba y corrientes descendentes que simultáneamente arrojan granizo y pequeñas partículas de hielo hacia abajo.


A medida que esos pedazos de agua y hielo arrojados por la tormenta se rozan entre sí, las colisiones arrancan los electrones de las gotas de agua. Eso convierte la nube de tormenta en una batería gigante, con una carga positiva en la parte superior y una carga negativa en la parte inferior.


Los relámpagos son irregulares y bifurcados porque la energía viaja en una serie de saltos cortos, que a menudo siguen un camino en zigzag en lugar de un salto largo y suave de nube en nube . Esto se debe a que la energía que se descarga en un rayo tiende a seguir el camino más fácil desde un área cargada negativamente a una cargada positivamente.


Los científicos saben desde hace años que los relámpagos se comportan de esa manera aquí en la Tierra, y los datos del instrumento Juno’s Waves mostraron recientemente que hace lo mismo en las nubes de Júpiter, que están hechas de una mezcla de agua y amoníaco (en lugar de principalmente agua como las nubes de la tierra).


Pero hay algunas grandes diferencias. Aquí en la Tierra, la mayoría de los rayos ocurren cerca del ecuador, pero en Júpiter, los rayos ocurren principalmente en tormentas en latitudes más altas. La tormenta más grande y famosa del gigante gaseoso, la Gran Mancha Roja de 10.000 millas de ancho, parece ser todo viento y nada de relámpagos. Los científicos que estudian el clima extraterrestre todavía no están seguros de por qué es así, pero es uno de los misterios que Juno eventualmente podría ayudar a resolver.


Rayos como en la Tierra


Júpiter fue el primer planeta además de la Tierra que resultó tener rayos. La nave espacial Voyager 1 de la NASA detectó las señales de radio reveladoras de rayos en las tremendas tormentas de Júpiter durante su sobrevuelo del gigante gaseoso en 1979, y una serie de naves espaciales desde entonces han estudiado los rayos de Júpiter con más detalle.


El gigante gaseoso no es el único otro mundo con relámpagos. Saturno y Urano definitivamente tienen relámpagos para agregar un ambiente espeluznante a sus tormentas. Marte probablemente no, ya que su atmósfera es demasiado delgada, pero el jurado aún está deliberando.


El satélite Mars Global Surveyor ha detectado algunos destellos brillantes en las tormentas de polvo marcianas que podrían ser relámpagos o algo similar. La luna de Saturno, Titán, probablemente tampoco tenga relámpagos porque los químicos que componen su atmósfera pueden no perder electrones de la misma manera que lo hacen las moléculas de agua. Aunque, los planificadores de la próxima misión Dragonfly están tomando precauciones por si acaso. Venus y Neptuno también siguen siendo preguntas completamente abiertas.


En los próximos meses, las órbitas de Juno la llevarán repetidamente cerca de Júpiter cuando la nave espacial pase sobre el lado nocturno del planeta gigante, lo que brindará aún más oportunidades para que el conjunto de instrumentos científicos de Juno atrape un rayo en el acto.


*CON INFORMACIÓN DE INFOBAE*

Comments


bottom of page