top of page
  • Redacción.

¿Enjambres sísmicos, un nuevo volcán?


Una serie de microsismos con epicentro en la Ciudad de México han ocurrido en las últimas semanas y alertado a la población capitalina.


Al menos esta semana que corre del domingo 10 de diciembre hasta este jueves 14 de diciembre, se han percibido al menos 6 temblores de baja intensidad en la capital.


El martes pasado se registraron cuatro microsismos: tres con epicentro en el territorio de Álvaro Obregón (de magnitudes de 2.8, el segundo de magnitud 3 y el tercero con magnitud de 2.4) y el cuarto en la Magdalena Contreras, (con una magnitud de 2.1).


Este jueves volvieron a registrarse dos movimiento telúricos con epicentro en la alcaldía Álvaro Obregón de la Ciudad de México, a las 14:13 horas y con una magnitud de 3.2 (el más alto registrado hasta ahora desde mayo del presente año).


El segundo temblor ocurrió a las 14:15 horas, éste fue de 2.4 y se ubicó al sur de Álvaro Obregón.


De acuerdo con SkyAlert, compañía que lleva registro de los sismo en la República, van más de 48 sismos registrados desde el 10 de mayo en esta zona.


Estos temblores han sido percibidos por los residentes de la Ciudad de México, mayormente los que se ubican en el poniente. Han provocado la evacuación en hogares y oficinas, así como la activación de protocolos por parte del gobierno capitalino y de la Coordinación de Protección Civil.


Víctor Hugo Espíndola Castro, jefe de Análisis e Interpretación de Datos Sísmicos del Servicio Sismológico Nacional (SSN), explicó que esta serie de microsismos han ocurrido periódicamente en toda la República mexicana.


En entrevista cedida al equipo de Aristegui Noticias indicó que estos movimientos son causados por fallas geológicas.


El especialista se refirió a los popularmente conocidos como microsismos como: enjambre, frecuencias sísmicas, secuencias sísmicas y series de sismos.


Recordó algunas secuencias sísmicas que registró el SSN: Como el de mayo del presente año; en junio de 2019 hubo otro similar, también una secuencia sísmica ocurrió en 1984 en la zona de Mixcoac, “y en el 80′ también, sin ciclos”, apuntó.


“Muchos sismos pequeñitos ocurren en la República”.


De acuerdo con SkyAlert y con apego al catálogo de sismos del SSN, se han registrado 413 sismos con epicentro en Ciudad de México desde 1974, siendo de 4.0 el de mayor magnitud ocurrido 15 de noviembre de 2003 con epicentro a 5 km al sureste de San Antonio Tecomitl, CDMX.


Espíndola Castro afirmó que las placas de cocos y la norteamericana (localizadas en el Golfo de México, cercanas a las costas de Guerrero, Oaxaca y todas las entidades mexicanas colindantes con el Océano Pacífico) son las causantes de que haya sismicidad en el país.


Por otro lado, algunos citadinos temen que los más recientes temblores estén relacionados con el nacimiento de un nuevo volcán al sur de la CDMX.

¿Sismos están relacionados con el surgir de un nuevo volcán en CDMX?


Víctor Hugo Espíndola Castro, jefe de Análisis e Interpretación de Datos Sísmicos del Servicio Sismológico Nacional (SSN), aclaró si estos microsismos tienen relación con la teoría del surgimiento de un nuevo volcán.


A mediados de 2023 Ana Lillian Martín Del Pozzo, investigadora del departamento de Vulcanología del Instituto de Geofísica de la UNAM, aseguró que el campo volcánico Chichinautzin, constituido por más de 120 volcanes monogenéticos, es una zona activa de magma, por lo que naturalmente nacería un nuevo volcán en esa territorio.


Víctor Hugo Espíndola reafirmó esa posibilidad; sin embargo, aseguró que podrían pasar “cientos o miles de años” para formarse un volcán.


“Son procesos que van a existir (…) en tiempos geológicos, que son larguísimos, tarde o temprano puede salir un volcán”.


Sin embargo, descartó que los microsismos con epicentro en la Ciudad de México tengan relación con el nacimiento del nuevo volcán.


“Estos sismos no tienen nada que ver con la actividad volcánica en sí, actual; no tienen que ver con el nacimiento de un volcán”.


El especialista apuntó que pueden determinar si están o no relacionados el uno con el otro mediante el estudio de ondas: “cuando analizamos las sondas sísmicas nos damos cuenta de que no son de ese tipo” tectónico-volcánica.


Sin embargo, afirmó que aún así persiste la preocupación sobre este tipo de fenómenos, y agregó que es “válida” para una población que reside en una región lacustre.


“Cualquier fenómeno natural es de cuidado y tenemos que tomar providencias al respecto”.

Llamó a la ciudadanía a atender las recomendaciones de Protección Civil para evitar incidentes y estar preparados para los fenómenos naturales.



**Con información de ARISTEGUI NOTICIAS



Comments


bottom of page