top of page
  • Redacción.

Chocan versiones de normalistas y gobierno sobre estudiante asesinado


Chilpancingo, Gro., Un alumno de Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa –y no dos como se informó inicialmente– murió la noche del jueves a consecuencia de un disparo de bala en la cabeza que recibió de policías estatales de Guerrero. La versión de las autoridades federales y estatales se contrapone con la de los estudiantes y organizaciones que los acompañan, como la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM).


Los primeros aseguraron que el deceso del estudiante de 23 años la noche del jueves fue a raíz de que éste, junto con dos compañeros, se trasladaban en una camioneta con reporte de robo y no atendieron la señal de la policía estatal de hacer alto en un filtro de revisión; incluso, aseveraron que hubo intercambio de disparos.


Los segundos, responsabilizaron de lo sucedido a las autoridades estatales, encabezadas por la gobenadora morenista Evelyn Salgado, a las que además acusaron de sembrar armas a los compañeros y fabricar delitos.


El gobierno federal informó que como parte de las indagatorias, a las que da seguimiento a través de las secretarías de Gobernación y Seguridad y Protección Ciudadana (SSP), se reporta la detención de varias personas relacionadas con estos acontecimientos.


Confiamos en que la FGR (Fiscalía General de la República) resuelva lo conducente, dé continuidad a la investigación y se deslinden responsabilidades, incluida la actuación policial, puntualizó un comunicado de la Secretaría de Gobernación (SG). Sobre la muerte de Yanqui Kothan Gómez Peralta, ésta sostuvo que todo se originó a raíz de “un alertamiento sobre el cruce de un vehículo con reporte de robo en un arco carretero instalado en el acceso a Chilpancingo.


“Esto motivó la intervención de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal. Al localizar el vehículo, mediante cámaras del C4, en uno de los accesos a la ciudad se identificó la presencia de dos tripulantes.


Al llegar las fuerzas de seguridad, se produjo un intercambio de disparos en el que resultó herido de gravedad un joven identificado como Yanqui N, quien falleció por un impacto de bala cuando personal médico lo conducía al hospital.


Otra persona, de nombre Osiel N, de 22 años, fue puesta a disposición de las autoridades, posteriormente, cinco autobuses y camionetas procedentes de Tixtla llegaron a Chilpancingo, donde sus tripulantes llevaron a cabo protestas, que incluyeron la quema de dos unidades de la policía estatal.


Rolando Solano Rivera, titular de la SSP estatal, y Ludwig Reynoso, secretario de Gobierno, aseguraron que el incidente fue producto de la persecución de un delito que se dio por un robo de vehículo.


Fue ataque armado, acusan


La FECSM, organización estrechamente relacionada con la normal de Ayotzinapa, y el Comité Ricardo Flores Magón señaló que ante lo ocurrido a la altura del hotel Petatlán “policías estatales agredieron a compañeros de nuestra escuela, haciendo uso de sus armas de fuego, ocasionando que uno de nuestros compañeros falleciera.


“Responsabilizamos de manera directa al gobierno estatal por el ataque armado, así como por la fabricación de delitos y la siembra de armas en la unidad en la que se trasladaban los compañeros. Responsabilizamos a los tres niveles de gobierno de la criminalización en contra de la normal, la política de oídos sordos, la represión y la muerte.


Repudiamos su política de simulación, su política de falta de democracia, ya que horas antes habían tratado de detener a otros dos compañeros, a los cuales agredieron verbalmente y los amenazaron.


La Jornada reportó inicialmente la muerte de dos normalistas, con base en fuentes de la normal y del Centro de Derechos de las Víctimas de la Violencia Minerva Bello; sin embargo, ayer las autoridades confirmaron sólo el deceso de un alumno.


Filiberto Velázquez, cercano a la comunidad estudiantil de Ayotzinapa, aseguró que los tres normalistas se habían trasladado a Chilpancingo a recoger a unas compañeras que asistirían a los festejos por el 98 aniversario de la fundación de la Normal.


Después de quedar gravemente herido, Yanqui Kothan Gómez Peralta fue trasladado al Hospital General Raymundo Abarca Alarcón, donde minutos después falleció. Según el parte médico, Gómez Peralta ingresó al área de urgencias a las 21:20 horas en estado de coma, con presencia de fractura de bóveda craneal y masa encefálica expuesta. Hora de defunción: 21:43 horas.


Posicionamiento


Después de la una de la mañana, estudiantes de Ayotzinapa exigieron en conferencia justicia para su compañero asesinado: ¿cómo es posible que desde la instancia nacional el presidente Andrés Manuel López Obrador se haya olvidado del movimiento de los padres, de los 43 compañeros desaparecidos?


Expusieron que según vecinos del sector donde fue atacado Gómez Peralta, sin motivo alguno las patrullas empezaron a disparar en contra de la unidad en la que se transportaban nuestros compañeros. Hoy por hoy, mediante estos testigos oculares, podemos deducir que el mismo gobierno es el que se encargó de dar estas indicaciones.


Horas antes, compañeros del plantel fueron detenidos por la Guardia Nacional, con esto, en dos escenarios diferentes podemos constatar estos sucesos, de cómo el gobierno viene a amedrentarnos, a hostigarnos; pero no se han dado cuenta de que estamos más vivos que nunca.


Más tarde, en rueda de prensa, Solano Rivera dijo que el incidente fue meramente resultado del alertamiento del arco Repuve. Fue un hecho netamente delictivo. En ese tenor, Ludwig Reynoso afirmó que los primeros reportes apuntan a que hubo una agresión contra la policía estatal al marcarles el alto.


Aseveró que en la camioneta en la que viajaban los normalistas se encontró una pistola de un calibre que lo tiene que determinar la autoridad; había alcohol, lo que puede presumirse que venían en una situación no normal, así como unas bolsas que traen una sustancia granulosa, que la tiene que determinar la autoridad.


**Con información de LA JORNADA


Commentaires


bottom of page