top of page
  • Redacción.

De escuela a centro de arte


Seis galerías de arte contemporáneo afincadas en Nueva York, entre ellas la mexicana Kurimanzutto, presentarán el próximo 29 de junio la exposición inaugural de The Campus, un nuevo espacio compartido ubicado en Claverack, Nueva York.


Adoptando un singular modelo de colaboración, Bortolami, James Cohan, kaufmann repetto, Anton Kern y Andrew Kreps, además de Kurimanzutto, han convertido a un antiguo edificio escolar abandonado en una plataforma para “el intercambio cultural dinámico”.


Organizada y curada por Timo Kappeller, la muestra que abrirá The Campus reúne en las 40 salas de la escuela y terrenos circundantes la obra de 80 artistas visuales de diferentes nacionalidades; y permanecerá en exhibición hasta el 31 de octubre de este año.


Entre los creadores que llevará Kurimanzutto destacan Gabriel Orozco, Abraham Cruzvillegas, Miguel Calderón, Gabriel Kuri, Bárbara Sánchez-Kane, Leonor Antunes, Óscar Murillo y Roberto Gil de Montes, entre otros.


Vacía desde los años 90, la Escuela Ockawamick, construida en 1951, en gran parte sin renovar, abre al arte sus aulas pintadas de colores, los detalles arquitectónicos de mediados de siglo y la generosa iluminación natural; lo que crea un contexto atractivo para que los artistas se relacionen con el espacio, con el propósito original de la estructura y entre sí.

Admite que trabajar con varias galerías siempre es un reto, “porque tenemos intereses y programas muy distintos y diversos. Pero creo que cuando la colaboración viene de una necesidad muy clara es mucho más fácil”.


El gestor cultural explica que el proyecto comenzó durante la pandemia. “Ya con nuestra sede en Nueva York, todas las galerías teníamos la urgencia de bajar los costos de almacenaje. De pronto, mi amigo Andrew Kreps me contó que acababa de encontrar esta escuela, ubicada como a hora y media de Nueva York, que nos podía servir para almacenar. Me preguntó que si me gustaría entrarle y le dije que sí. Tomamos un coche, lo fuimos a ver y nos enamoramos del lugar.


Luego, prosigue, “un productor de Netflix nos pidió rentarla, pues estaba haciendo una serie que transcurría en una preparatoria. Se la rentamos y, con ese dinero, se pagó la renovación. Apenas se salieron hace ocho meses y fue cuando decidimos hacer este proyecto de exposición”.


El promotor de arte detalla que, en los últimos años, una reconsideración de valores ha llevado a muchos artistas hacia la arraigada comunidad creativa del norte de Nueva York. “Vamos a ver qué tanto impacta en la comunidad y, a partir de eso, decidiremos si haremos una exposición cada año o cada dos. Evaluaremos si podemos destinar permanentemente para estas muestras el espacio que usamos para almacenar”, agrega.


Kuri añade que, “como galería mexicana, nos interesa estar conectados en Nueva York de una manera muy local, seguir metiéndonos en la trama y poder colocar en la ciudad a artistas mexicanos y latinoamericanos. Para nosotros, The Campus significa tener una presencia más sólida y más constante”.


Para dar un ejemplo, Miguel Calderón reflexiona, a partir de esculturas y fotografías, sobre la yuxtaposición entre hacer arte dentro en las comodidades de la escuela y la vida de un artista después de graduarse.


La entrada a la exposición será gratuita y una parte de los beneficios de las ventas se destinará a construir un futuro autosuficiente para The Campus.


Una celebración de apertura, educación artística, actuaciones, proyecciones y programación musical darán la bienvenida a los visitantes. “Será como una bienal. Esperamos entre 600 y 700 personas”, concluye Kuri.


**Con Información de Excelsior



Comments


bottom of page