top of page
  • Redacción.

Resaltan diputadas del PRI importancia de establecer igualdad salarial


- Necesario, acabar con la gran brecha salarial que enfrentan mujeres, personas con discapacidad, de la comunidad LGBTTQ+ y de los pueblos originarios: Lorena Haro


Palacio Legislativo, (Notilegis).– Diputadas del PRI destacaron la importancia de que el Pleno avale la reforma al artículo 123 de la Constitución, aprobada en comisión, a fin de establecer que a igualdad laboral corresponderá igualdad salarial, sin tener en cuenta, sexo, género, condición o criterio que atente contra la dignidad de las personas.


Lo anterior, en una rueda de prensa, en el Senado de la República, en el marco de la Comisión Permanente, encabezada por Laura Lorena Haro Ramírez (PRI), en donde también acudieron Carolina Viggiano, Norma Aceves García y Sofia Carvajal Isunza; la presidenta del Comité Directivo Estatal del PAN en Jalisco, Diana González; y la presidenta del PRD en Jalisco, Natalia Juárez; así como regidoras de la misma entidad.


“El día de hoy nos damos cita para compartir una iniciativa que a todas luces marca un antes y un después en uno de los temas más importantes y que hoy sigue siendo una gran brecha que enfrentamos las personas, principalmente las mujeres, las personas con discapacidad, las personas de la comunidad LGBTTQ+, las personas de los pueblos originarios y que tiene que ver con la brecha salarial”, sostuvo.


Recordó que el pasado 25 de julio la Comisión de Puntos Constitucionales aprobó con 23 votos a favor, cuatro en contra y cinco abstenciones un dictamen que reforma el artículo 123 de la Carta Magna.


Resaltó que esta gran iniciativa promueve “que se consolide y se considere la igualdad salarial entre todas las personas, sin importar nuestro sexo, género, condición social, discapacidad o cualquier otra condición, principalmente de los grupos que históricamente han sido vulnerables para establecer que a trabajo igual debe considerarse salario igual”.


Expuso que la Organización de las Naciones Unidas reveló datos “escalofriantes”, como que en pleno Siglo XXI las mujeres siguen percibiendo hasta 23 por ciento menos que los hombres por realizar el mismo trabajo. “De seguir así, las mujeres vamos a tener que pasar 275 años para que esta brecha de desigualdad se elimine”.


Sin embargo, reconoció que esta “situación no solamente es exclusiva de las mujeres. En México se discrimina a las personas con discapacidad, de la comunidad LGBTQ+, las personas afromexicanas o personas de pueblos originarios, quienes a pesar de realizar un trabajo igual no se recibe la misma remuneración”.


Citó que seis de cada 10 personas de la comunidad LGBTQ+ han considerado que su orientación sexual representó un obstáculo para acceder a un empleo, y el 43 por ciento ha recibido un trato discriminatorio. Mientras que las personas con discapacidad pueden llegar a ganar hasta 33 por ciento menos que el resto de la población económicamente activa, agregó.


"En promedio, a nivel nacional, el salario es de 7 mil 380 pesos mensuales, mientras un hombre de una comunidad indígena puede ganar apenas 4 mil pesos y una mujer de un pueblo originario 3 mil pesos mensuales”, apuntó.


Ante este escenario real de discriminación, busca establecer “la modificación del artículo 123 y también establecer una comisión intersectorial donde participen el IMSS y el SAT, porque solamente de esta manera podremos tener datos claros y puntuales sobre esta condición de la brecha salarial”.


Confió en que en próximos días cuando se discuta este tema en el Pleno de la Cámara de Diputados, se reunirán las dos terceras partes de las y los diputados para que sea aprobada.


En su oportunidad, Aceves García dijo que las personas con discapacidad, pero sobre todo las mujeres en esta condición, no tienen la posibilidad de decidir qué tipo de trabajo quieren desempeñar, porque existe una oferta limitada de carreras, en consecuencia, limita oferta laboral.


“Mientras que 40 de cada 100 hombres con discapacidad tienen acceso a alguna actividad remunerada, 40 de cada 100 solamente 15 de cada 100 mujeres con discapacidad podemos tener acceso a un empleo remunerado. La mayoría de los empleos son de baja remuneración, en puestos auxiliares o temporales, sin posibilidad de ascenso y muchos de ellos carentes de prestaciones sociales”, abundó.


Por su parte, Viggiano Austria aseveró que es importante que, una vez aprobada, busquen y vigilen que todos los empleadores lo cumplan.


Destacó que en la Cámara de Diputados recientemente hay diversas iniciativas relacionadas con el tema laboral, una para que haya equidad en las juntas directivas de los sindicatos; otra para separar de su puesto a los agresores que existen; una más, para incorporar el sistema de capacitación de los centros de trabajo sobre la igualdad entre hombres y mujeres; y finalmente, otra para reducir la jornada de 48 a 40 horas laborales por semana.



bottom of page